Cuando el cáncer se asoma a tu alcoba

Cómo enfrentar la intimidad después del tratamiento

Cerca de la mitad de las mujeres que han tenido tratamiento a largo plazo para el cáncer de seno o de los órganos reproductores femeninos, y más de la mitad de los hombres tratados por cáncer de la próstata, informan problemas sexuales a largo plazo. Muchos sobrevivientes de cáncer dicen que no estaban preparados para los cambios en su vida sexual.

Los problemas sexuales después del tratamiento del cáncer a menudo son ocasionados por cambios en el cuerpo, debido a la cirugía, a la quimioterapia o a la radiación, o por los efectos de los medicamentos para el dolor. A veces estos problemas son ocasionados por la depresión, los sentimientos de culpabilidad por la forma en que se produjo el cáncer, por los cambios en la imagen corporal después de la cirugía y por estrés entre tu pareja y tú.

¿Qué tipos de problemas se presentan? Los que han sufrido cáncer  informan tres preocupaciones importantes:

  1. Pérdida de interés en el sexo. Algunos pueden tener problemas con su imagen corporal después del tratamiento. Incluso la idea de que sus parejas los vean sin ropa les resulta estresante. Otros están agotadas o tienen dolores y el sexo es lo último que les pasa por la mente. La quimioterapia y algunos medicamentos para el cáncer pueden reducir también el deseo sexual.
  2. No ser capaces de tener relaciones sexuales como antes. Algunos tratamientos para el cáncer ocasionan cambios en los órganos sexuales, que cambian también su vida sexual. Algunos hombres después del tratamiento para el cáncer de próstata, de pene o de los testículos ya no pueden tener o mantener una erección. Algunos tratamientos pueden debilitar también el orgasmo masculino o hacer que éste sea seco (sin eyaculación). A algunas mujeres, después del tratamiento del cáncer, se les dificultan e incluso les resultan dolorosas las relaciones sexuales.
  3. Pérdida de la capacidad de tener hijos. Algunos tratamientos para el cáncer pueden ocasionar infertilidad, lo cual hace imposible que los sobrevivientes de cáncer tengan hijos. Dependiendo del tipo de tratamiento que haya recibido, de su edad y sexo, así como del tiempo que haya pasado desde que terminó el tratamiento, todavía podría tener hijos.

Después de terminar el tratamiento medico, el paciente y su pareja debe hablar con médicos y terapistas sexuales de cómo será su nueva vida íntima. Estos especialistas comprenderán enseguida su caso. No te sientas inseguro o avergonzado, recuerda que tus sus problemas le ocurren también a otras personas.

Sugerencias para tener intimidad después del tratamiento:

Muchas personas pueden seguir disfrutando del sexo y de la intimidad después del tratamiento del cáncer, pero a veces deben hacer algunos cambios. A continuación,  algunas ideas que han ayudado a otros:

  • Prepare un ambiente sensual. Iluminación, música, aromas o una cena romántica para dos.
  • Haga una cita amorosa. De ser posible, reserve un tiempo especial para estar solos.
  • Acaríciense. Bésense, abrácense y consiéntanse aun cuando no puedan tener el tipo de relaciones sexuales que antes tenían.
  • Cambie de posición. Una nueva posición le puede brindar más comodidad.
  • Busque otras maneras de demostrar la sexualidad. Por ejemplo, puede disfrutar sensaciones en sitios del cuerpo que antes no se tocaban tan a menudo. Piense en maneras de autocomplacerse.
  • Vaya despacio al principio. Si tiene cicatrices dolorosas, es posible que tenga que acostumbrarse poco a poco a que le toquen la cicatriz.
  • Use  más juegos de estimulación erótica si los necesita. Algunas mujeres dicen que necesitan más tiempo para relajarse y estar listas para el acto sexual. Algunos hombres dicen que necesitan un tipo nuevo de caricias para alcanzar el orgasmo. El clímax puede ser más intenso si se detienen y comienzan de nuevo varias veces cuando están próximos a alcanzarlo.
  • Busque formas de sentirse más sensual. Póngase pijamas o una camisa de dormir que esconda la cicatriz y le haga sentir más atractivo o atractiva. Piense en todas las formas en que le brinda placer a su pareja.
  • Sea positivo. Sus pensamientos pueden desempeñar una función importante en su vida sexual.

*Fuente: Instituto nacional del Cáncer / Para más información visite www.cancer.gov/espanol

Commentarios cerrados.