Cuídate de los hipócritas

Acabando de conocer a una vecina hubo algo en ella que me chocó. Tan pronto comenzamos a hablar me contó sobre su país de origen y la razón por la cual había decidido mudarse a Miami. Todo sonaba normal hasta que empezó a contarme barbaridades de la esposa de su hermano. “Mi cuñada es una bruja. Nos botó de la casa a mi esposo y a mí acabando de llegar  de Venezuela y sin tener a dónde ir”. La describió de tal forma que visualicé a su parienta como la malvada de una telenovela.

A los pocos meses, mi vecina me invitó a una fiesta en su casa y me sorprendí cuando me presentó a su cuñada y me dijo: “Esta es la esposa de mi hermano, mi querida Laura”. Durante la noche las vi conversando y riéndose varias veces. Por eso pensé: “Parece que se contentaron”. Pero  a los pocos días volvió a hablarme atrocidades de su pariente. Y pensé: “Qué hipócrita es esta mujer”.

Desde entonces, decidí alejar mi amistad. Pues ya lo dice el refrán: “Para muestra con un botón basta”. Quien es farsante y habla a las espaldas de otros también lo hará contigo.  Es un peligro lidiar con personas hipócritas; cambian las historias, exageran, son metiches y lo peor de todo es que juegan con tu reputación. En mi caso llegué a pensar que su cuñada era abominable cuando en realidad se trataba de alguien justo.

Un hipócrita finge tener cualidades, ideas o sentimientos que en realidad no posee. O aparenta ser de una manera que en realidad no es. Por ejemplo, un compañero de trabajo que te dice: “No te preocupes, que te voy a ayudar con ese informe”. Y luego se queja con el jefe de que eres irresponsable.

Y cómo saber si alguien es hipócrita:

1. Constantemente te recuerda lo sincero que es. “Soy una persona bien honesta”. Ojo: Así como una lámpara no necesita anunciar que da luz, una persona honesta no necesita proclamar su sinceridad.

2. Nunca se equivocan y le echan la culpa a otros. Si les pillas en una mentira siempre tienen una excusa para explicarlo, aunque sea algo sin sentido.

3. Se pasan hablando de otros. Están adictos a encontrarle faltas a los demás. Esto los hace sentir superiores.

4. Y lo más que delata a un hipócrita es que habla “hasta por los codos”.

Si te topas con alguien que tienes estas cualidades,  aléjate y cuidado con regalarle una sonrisa o fingir una amistad, pues serás tú el hipócrita.

 

Articulos Relacionados

Commentarios cerrados.