De regreso a la escuela

Economiza y recicla durante las compras

Se acerca el regreso a la escuela y más allá de inventártelas para economizar un poco en las compras de ropa y materiales escolares, también puedes contribuir con el medio ambiente. Los estudiantes, padres y maestros pueden hacer la diferencia para reducir los desechos de la escuela. Al practicar las “tres R” de la reducción de desechos: reducir, reusar y reciclar; todos podemos contribuir con nuestra parte.

  • Antes de comenzar el nuevo año escolar, revisa los útiles escolares viejos. Muchos de los útiles del año pasado pueden reusarse o reciclarse.
  • Recicla los papeles que no quieras y reusa las carpetas viejas. Las hojas de papel que estén escritas por un lado solamente pueden volver a usarse; puedes cortarlos y volver a graparlos para hacer cuadernos de prácticas o para resolver problemas matemáticos.
  • Muchas escuelas reusan los libros de texto para ahorrar dinero y reducir el desperdicio. Comparte tus libros usados con amigos, parientes o estudiantes de grados inferiores.
  • Haz una lista antes de comprar los útiles escolares, te ayudará a recordar qué deseabas comprar y limitar tus impulsos de compra. Cuando se tiene un plan es más fácil realizarlo. Además recuérdale a tus hijos que van a comprar solamente lo que está en la lista, de esta forma no se “encapricharán” por otros artículos.
  • ¡Compra inteligentemente! Compra y usa una variedad amplia de útiles hechos de productos reciclados, como lápices hechos de pantalones de mezclilla viejos; carpetas hechas de cajas viejas de embarque. Muchos tipos de productos de papel reciclado contienen un porcentaje de Desechos posteriores al consumidor (Post-Consumer Waste, PCW). También puedes reusar artículos como bolígrafos recargables, baterías recargables y pedazos de papel para notas.
  • Compra cosas usadas en tiendas de segunda mano. Ésta es una manera económica de obtener mercancía variada, y las modas retro siempre vuelven a ponerse de moda.
  • Los desechos de empaques componen más del 30 por ciento de todos los desperdicios que se generan cada año. Usa útiles escolares que vengan envueltos con un mínimo de empaque; usa productos compactos o concentrados; o compra productos que vengan en tamaños de mayoreo.
  • Guarda empaques, papel de colores, cartones de huevos y otros artículos para los proyectos de artes y manualidades. Busca maneras de reducir la cantidad de empaques que tiras a la basura y ¡recicla!
  • Forra los libros de texto con bolsas recortadas de papel de las compras o del supermercado ayuda a reducir el desperdicio y mantén los libros en buenas condiciones. Sé creativo, usa marcadores o lápices de colores para dar a los forros un toque único y diseños ingeniosos. Las bolsas de papel del mercado y los periódicos también son perfectos para envolver paquetes.
  • Usa productos, tintas y materiales de arte que no sean tóxicos, como tintas con base vegetal, cinta blanca en lugar de pasta para borrar, y pinturas con base de agua, y baterías con menos mercurio.
  • Usa y mantén productos duraderos, o los que tengan garantías de por vida. Las mochilas y los cuadernos resistentes pueden usarse durante muchos años, lo que ayuda a reducir la cantidad de artículos dañados que tiramos cada año.
  • Mantén los artículos recién comprados. Los estudiantes con frecuencia pierden los artículos pequeños como los bolígrafos y los lápices. Haz un esfuerzo conciente para poner los útiles escolares en un lugar seguro cada día. Esto no sólo reducirá los desperdicios sino que te ahorrará un dolor de cabeza si pierdes algo importante.
  • Si llevan almuerzo a la escuela, empácalo en recipientes reusables en lugar de desechables, y colócalo en bolsas de tela o plástico reusables. Lleva las bebidas en termos de agua en lugar de en botellas o recipientes desechables.
  • Utiliza el transporte público para que vayan a la escuela. Pero si conduces, comparte los viajes con un amigo (o dos). Ambos ayudarán a evitar el desperdicio de combustible, a reducir la contaminación del aire y a reducir el tráfico en la comunidad.
  • ¡Compártelo! Comparte el mensaje de “comprar inteligentemente” con tu familia, amigos y compañeros de escuela. Desperdicia menos reduciendo, reusando y reciclando. Ofrécete como voluntario del club del medioambiente, u organiza uno si no existe, o un proyecto de reciclaje en la escuela de tus hijos.

*Fuente:www.epa.gov

Commentarios cerrados.