Despacito en el amor

Que no te rompan el corazón 

Por Maria Marin

Uno de las etapas más emocionantes y felices de la vida es cuando acabas de comenzar una relación amorosa.  Pero es importante que sepas que la ilusión de compartir tu vida con alguien que ha despertado tantas emociones puede ponerte en desventaja.  La pasión inicial afecta la lógica y el sentido del juicio, por eso, sigue estos cuatro consejos para que no te aceleres ni pongas tu corazón en peligro:

Cuidado al abrir las puertas de tu casa

Tu hogar es el lugar más íntimo y seguro que hay en tu vida, es una extensión de quien eres. Tienes que establecer los límites de tu territorio. Antes de abrir las puertas a cualquiera, debes estar seguro que el individuo es confiable, para ello tienes que haber conocido personas cercanas a él.  De otra forma corres el riesgo de que un desconocido invada tu templo sagrado.  Recuerda, a quien le abras las puertas de tu casa debe saber que es un honor entrar allí.

 

Mide el ritmo de cuánto se ven

Durante el primer mes de relación no deben verse más de dos veces por semana. Cuando compartes con alguien todo el tiempo, creas una dinámica muy parecida a la de un matrimonio.  Entonces te aceleras, y en tu mente comienzas a fantasear:  “Este es el futuro padre de mis hijos…”, “Quiero llegar a vieja con él…”.  ¡Y todo esto, con un desconocido!.

 

Tómate tu tiempo antes de ir a la cama

Hasta que tu corazón no te diga que puedes confiar en sus intenciones, fidelidad y carácter, ¡nadie se quite la ropa!. Antes de tomar la decisión de entregarte, debes haber pasado más tiempo hablando y aprendiendo de las vidas de ambos que en besos y caricias.  Debes estar convencida de que su físico te atrae tanto como su intelecto, y de que tienen tanto en común dentro como fuera de la habitación.

 

No abandones otras áreas importantes

Un amor que acaba de comenzar puede robar el enfoque en tu vida. Cuidado con olvidar las prioridades que tenías antes de esta relación.  No descuides tus amistades, familiares y mucho menos tu trabajo.  Porque si la relación no funciona tendrás el corazón aún más partido, ya que habías desatendido áreas que también son importantes para tu futuro.

 

En resumen, nadie aprecia lo que recibe sin esfuerzo – por eso, para que alguien valore tu corazón hay que dar “poquito y despacito”.

Articulos Relacionados

Commentarios cerrados.