Es tiempo de colgar los guantes

Hay mujeres que parecen boxeadoras, se pasan toda la vida repartiendo puños a granel, pero no a otras personas y mucho menos a un saco de arena,  sino que se golpean a si mismas. Y qué muchos trompazos se dan; “¡Golpe bajo a la confianza, gancho de izquierda al amor propio y puñetazo directo a la autoestima!”

Cada vez que te criticas despectivamente estás haciendo lo mismo que un boxeador cuando ataca a su contrincante en diferentes puntos del cuerpo. Poco a poco, lo debilita y finalmente lo derrota de tal forma que cuando cae al suelo no puede levantarse. Eso mismo es lo que haces contigo cuando te menosprecias; terminas noqueada con la autoestima por el piso, ¡y qué difícil es levantarla!

Algunas de las trompadas más populares con las que tal vez te atacas son: “Qué gorda estoy, parezco una ballena”, “Odio mi celulitis, no me cabe un hoyo más”, “Mis senos parecen dos huevitos fritos”, o “Estoy más arrugada que una pasa”.

Para de actuar como si tu y tu cuerpo estuvieran en un cuadrilátero. Date valor y deja de compararte con otras. La raíz de todas las inconformidades que tienen las mujeres se originan en la comparación. Cualquier queja o insatisfacción que tengas, viene de compararte; nadie protesta por  algo sin antesconsciente o inconscientemente haberse comparado con alguien que considera mejor.

El problema es que siempre va a existir otra que tenga más que tú, sea más belleza, más dinero, más inteligencia, más fama, más poder o más suerte en el amor. Pero al mismo tiempo, siempre habrá otra con menos belleza, menos dinero, menos inteligencia, menos fama, menos poder o menos suerte en el amor. Todo depende de cuál sea tu punto de comparación.

Si te paras al lado de una que tiene cuerpo de guitarra, cabellera sedosa y piel de porcelana como la hermosa Jennifer López, te sentirás opacada. Pero si te comparas con una de cuerpo ovalado, chaparra y cara malhumorada, como Paquita la del Barrio, sin duda, te sentirás la mujer más hermosa.

Deja de compararte, acepta que todas somos diferentes y cada cual tiene sus defectos y encantos. No existe el cuerpo, ni la cara perfecta. Para de actuar como si estuvieras en un cuadrilátero. No te sientas inferior, admira tus atributos. Es hora de retirarte del cuadrilátero y acabar la pelea. No importa lo que haya sucedido anteriormente en tu vida,  hoy puedes tomar la decisión de quitarte los guantes y ser feliz.

Por María Marín

Articulos Relacionados
1 Comentario Para “Es tiempo de colgar los guantes”
  • pilar
    24 Marzo, 2015 -

    Gracias Maria.le Francesco todas sis consejos