Los que rompen el feometro

Por María Marín

Cuando de tecnología se trata ya no saben que más inventar. Acaba de salir al mercado una aplicación para el celular o tabla electrónica llamada el “uglymeter”, conocido en español como  “feometro”, lo cual no es otra cosa que un medidor de fealdad. Esta aplicación puede decirte con seguridad  cuán fea o linda es una persona; solamente tienes que tomarte una foto con tu celular y en menos de 10 segundos sabrás cuán atractivo eres.

Y lo mejor es que no tienes que arreglarte, maquillarte, soltarte el cabello o mucho menos sonreír para la foto, pues este programa solamente mide la simetría de tu cara, a través de la distancia que hay entre tus facciones. La puntuación va del cero al diez. Mientras más alto el número, más feo eres. Junto a la calificación, también aparece en la pantalla una frase sobre la persona fotografiada. Este comentario puede ser desde algo halagador como: “ Eres tan bella que le provocas celos a Miss Universo”, hasta uno cruel como: “Eres tan feo que podrías hacer llorar a un ojo de vidrio”.

Aunque los inventores del “feometro” aseguran que éste es bastante acertado, tengo la esperanza de que tenga un margen de error, pues cuando traté esta prueba me dio una calificación de 7, con un mensaje que decía: “Si la fealdad fuera de ladrillos, serías la Gran Muralla China”. Gracias a Dios que tengo sentido del humor y no me dejo llevar por la opinión de otros, incluyendo a los genios que inventaron esta aplicación.

Lo que si estoy segura es que hay personas que pueden obtener un número que los califique como hermosos, pero si los conoces les darías un 10 en un medidor de fealdad debido a su actitud indeseable. Hay tres cualidades principales que reflejan monstruosidad en cualquier ser humano. Número uno: Prepotencia: Aquellos que se creen mejores que nadie son repugnantes. Número dos: Falta de compasión: quienes no pueden identificarse con el dolor de otros son abominables. Y número tres: Deshonestidad: esos que engañan y toman ventajas de otros son unos insolentes.

Asegúrate de no tener ninguna de estas características, pues si las posees -aunque físicamente seas tan hermosa como Angelina Jolie o tan bello como William Levy- serás el candidato ideal para romper el “feometro”.

No sería mala idea que inventaran una aplicación que determine la belleza de alguien de acuerdo a su calidad como individuo y no sus facciones. Qué diferente sería el mundo si nos dedicáramos a desarrollar estas tres cualidades: humildad, altruismo e integridad, las cuales verdaderamente muestran la belleza de un ser humano.

Visita a María Marín en su casa todos los miércoles en su nuevo reality show que comienza en Junio por Facebook Live, y enciende tus notificaciones de “video en vivo”.  [https://www.facebook.com/MariaMarinOnline

 

Commentarios cerrados.