Miércoles, 11 de julio de 2012

Esta mañana  vi una entrevista en televisión muy inspiradora. Se trata de Hector Ponce de León, el primer mexicano en escalar el Monte Everest por la parte norte, la más difícil y donde muchos han muerto en el intento. Cuando le preguntaron cómo enfrentó los momentos de mas frío, hambre y miedo durante su hazaña, respondió: “El momento que no me importó vivir o morir, me relajé muchísimo”. Y concluyó su con estas palabras reveladoras y sabias: “Morirte, no es lo peor que te puede ocurrir en la vida, lo peor es no vivirla. ¡Eso es trágico!”

Articulos Relacionados

Commentarios cerrados.