Miércoles, 26 de septiembre de 2012

Si esperas con fe, una de estas tres situaciones surgirá: te llegará exactamente lo que ordenaste, sino, obtendrás algo igual o adquirirás algo mejor. Pide con fe, agradece apasionadamente y despreocúpate del resultado. Dios se encargará de hacerte la entrega, no necesariamente de lo que más quieres, sino de lo que más te conviene.

Commentarios cerrados.