Miércoles, 3 de octubre de 2012

De ahora en adelante, cuando en tu vida toque a la puerta el miedo, la inseguridad, la carencia o el sufrimiento, en vez de darle la bienvenida, dile con convicción: “te ordeno que te largues de aquí”.

Commentarios cerrados.