Que nadie sepa mi sufrir

Por Alma Cristalina

Así dice el título de la canción que canta Margarita, la diosa de la cumbia en su canción “Que nadie sepa mi sufrir”.

Historias como éstas, escuchamos  muchas veces relatadas por las abuelitas; son anécdotas de sufrimiento y abnegación, o repletas de consejos como: “Esa es tu cruz y te toca cargarla”.

Actuarmente, las mujeres no estamos tan acostumbradas a  padecer maltratos psicológicos, ni debemos permitir que esto suceda en el trabajo y mucho menos en el  hogar, porque inconscientemente vamos permitiendo que paulatinamente nos “pisen” nuestra autoestima hasta dejarla en el suelo.

Las mujeres contemporáneas, tenemos la posibilidad de trabajar, ya no estamos en las épocas, donde las abuelitas se tenían que resignar a quedarse en su casa y aceptar lo que les dieran sus maridos y lo que es aún peor, doblegarse a la voluntad de sus esposos, y soportar todo tipo de dolor.

Como mujeres podemos salir adelante por nosotras mismas, y comprometernos a confiar en nosotras. Proponernos como tarea  todos los días a vencer los miedos y salir adelante, y no olvidar jamás, ni por un instante,  de que poseemos grandes capacidades para triunfar.

Nos ha costado años para ocupar un lugar en el trabajo, para obtener la aprobación del voto en el senado, ya no somos las mujeres de antaño que estaban detrás de un delantal con el plumero en la mano o cocinando para los hijos, mientras esperaba la llegada del esposo en el umbral del porche con una sonrisa de oreja a oreja, aunque nuestro día hubiera estado repleto de problemas con los hijos, la casa y la limpieza y todo tipo de problemas que conciernen a las amas de casa y aún así soportar el cansancio y la fatiga para recibir amable y cariñosamente a nuestro cónyuge.

Las mujeres de hoy, buscamos siempre salir adelante sin descuidar nuestro hogar y por lo tanto no somos merecedoras de malos tratos.

Algunas veces cuando estamos bajo el yugo de un jefe que nos amedrenta  en el trabajo, o viviendo bajo el mismo techo de una pareja manipuladora, debemos sopesar que tanto nos tienen pisoteada y salir de esa situación para siempre.

Y no quedarnos solo en el “Que nadie sepa mi sufrir”, y cumplir como cometido, el compartir nuestras historias con otras mujeres, aprender de otras y enriquecernos con sus experiencias y no perpetuarse en limbo, sino reaccionar, sonreír y salir adelante….

*Esta nota fue escrita por una mujer que un día puso un alto al maltrato de su pareja… Decidió superar el miedo, enfrentar la realidad y dejar a su pareja por su bien y el de sus hijos.

 

2 Comentarios Para “Que nadie sepa mi sufrir”
  • alma
    16 noviembre, 2012 -

    wuuuuaaaaa hay muchisima rason en todo lo que se dice…..hoy me di cuenta de esta pagina y me encanto seguire leyendo y aprendiendo de todo..

  • aurelia
    15 enero, 2013 -

    tiene muchisima razon , tengo una cunada muy trabajadora y mi hermano no sabe valorarla como mujer y como su esposa yo a ella le digo ke deje a mi hermano ke ya no le aguante nada ella lo ha ayudado mucho aunke tambien se busca sus problemas como el es yo se ke ella lo ha metido ala carcel muchas veces pero aun asi ,no se ke consejo darle mas a mi cunada ke me consejo me pueden dar?