¿Qué perdiste por amor?

El verdadero amor no quita nada

 Por María Marín

Hay quienes se quejan y dicen: “¡perdí todo por amor!”. Ya sea porque perdieron la casa, el carro, los ahorros, el trabajo, los amigos o la familia. Hay otros que no pueden ni quejarse, porque perdieron su propia vida en una guerra por el amor.

En las relaciones amorosas no se pierde todo de un momento a otro. Es un proceso de años en el cual poco a poco se tolera más y más, hasta que un día después de perder mucho, despiertas y te preguntas: “¿Por qué esperé a perder tanto y no reaccioné a tiempo?”.

Por ejemplo, aquellas que perdieron una amiga a causa del amor, primero toleraron que la pareja dijera: “me parece que fulanita es una mala influencia”, después aguantaron que exigiera: “no me gusta que fulanita venga a la casa” y por último permitieron que les gritaran: “¡no quiero verte con fulanita!”.

Las mujeres somos tolerantes por naturaleza y muchas veces no reaccionamos a tiempo ante el maltrato ya sea físico o emocional, por temor a crear discordia en la relación. Además nos da terror estar solas y perder estabilidad emocional. También nos asusta perder seguridad económica o material. Entonces cuando abrimos los ojos a la realidad nos damos cuenta que lo que por tantos años tratamos de mantener en nombre del amor, como la tranquilidad, la armonía y los bienes materiales, al final se perdieron.

Para recuperarte y evitar que una situación de pérdida te vuelva a pasar es imprescindible preguntarte: ¿Cuál fue la lección que aprendí de esta experiencia? Ya que mientras no lo descubras, lo mismo te volverá a pasar una y otra vez.

A lo mejor te sucedió porque tienes que aprender a valorarte, quererte y respetarte, o quizás a mantenerte fiel a tus principios y creencias. Tal vez pudo ser una lección de desprendimiento para darte cuenta de que no tienes que depender de nadie para expresar tu grandeza y hacer uso de tus propias capacidades.

La vida es una escuela de múltiples lecciones para poder convertirte en un mejor ser humano. ¡Agradece que perdiste porque seguro que una gran lección entendiste!

No te lamentes ni guardes rencor. Lo material se puede recuperar, las relaciones se pueden remendar y tu autoestima la puedes volver a elevar.

Puedes perderlo todo, lo que nunca te pueden quitar son tus sueños y tus deseos de superación. ¡Jamás digas que perdiste por amor, porque el verdadero amor nunca te quita sino que contribuye y se multiplica!

Articulos Relacionados
3 Comentarios Para “¿Qué perdiste por amor?”
  • Rebeca
    14 octubre, 2012 -

    Me encanta…al igual que todo lo que escribes!

  • Cecy
    18 enero, 2013 -

    Me encanto, paso por un momento dificil y me ayuda a esclarecer un poco las cosas…
    Gracias…

  • Carmen
    9 febrero, 2013 -

    Yo perdi un hijo por amor. Si, como lo ven. Un hijo, y casi pierdo la vida yo tambien. En mi vida he solido repetir el patron de buscar parejas dañinas, ha sido algo que me atormenta y cada vez que me enamoro creo que ya lo he superado y que este si es el definitivo, y empiezo a ignorar las señales diciendome a mi misma que no sea tan paranoica, que disfrute de lo que tengo porq no todos pueden ser iguales y si sigo asi me voy a quedar sola, como me amenazo mi mama un dia por mi caracter rebelde, creo que me marco con eso la verdad! En fin, esta vez, si crei que aunque este chico tenia ciertos rasgos que me atormentaban por lo que causaron en mi en mis pasadas relaciones (era mujeriego, rumbero, adicto a la marihuana, mentiroso, inestable emocional y economicamente, entre otros… ah, y esta si era nueva: se habia separado de su esposa hacia menos de un año, dejando tres hijos, dos adolescentes y un niño… pero segun el ya todo se habia acabado entre ellos dos, que la relacion estaba muy dañada porq ella lo odiaba por ser asi, y el la queria pero no podia volver para seguir agrediendose por temor a que pasara algo peor), pues este hombre tambien tenia todas las cualidades que me encantaban y buscaba en un hombre con deseperacion: me hacia reir, veia el mundo como yo, con mucha pureza, magia, creia en los milagros, me decia que se sentia mas cerca de Dios desde que me conocio, le gustaban los niños, la naturaleza, la alegria, la musica, (de hecho era un musico frustrado, algo que su mujer nunca entendio). Pues si, este era un hombre arrepentido de sus comportamientos y cuando lo conoci me confeso todos estos problemas en su conducta en una conversacion maravillosa y totalmente honesta donde los dos nos abrimos por completo el uno al otro. No pretendia conquistarme, aunque me confeso despues que ya yo le gustaba, tan solo nos vimos como dos personas que necesitaban desesperadamente a alguien que lo entendiera. En ese entonces yo tambien estaba sufriendo por una decepcion amorosa, fuimos tan transparentes, fue todo tan perfecto.. Que sin darnos cuenta caimos en una nube de amor y nos entregamos el uno al otro sin pensar en mas nada. Y ese sentimiento fue tan fuerte, y las cosas que ibamos descubriendo poco a poco el uno del otro nos hacian sentir que nos habiamos estado buscando toda la vida, que eramos como almas gemelas, que no pensamos en mas nada ni en nadie, Y nos entregamos los dos al amor. nos fuimos a vivir juntos en seguida, no queriamos separarnos por nada del mundo por temor a volver a perdernos otra vez. El me decia que aunque queria mucho a su mujer, no se habia sentido asi con ella desde hace mucho. Yo tambien tuve una relacion muy especial en la que habia sentido lo mismo, pero esto era mil veces mas fuerte y real, de repente todo nos empezo a salir tan bien estando juntos que sentiamos que Dios nos habia unido y nos estaba ayudando a mantener nuestro amor a pesar de todos los obstaculos. Sin embargo, en nuestra convivencia, aunque reconozco que el intento en serio cambiar y todos lo notaron, y decian que era gracias a mi, cada vez que la veia a ella se sentia culpable de ser feliz y cambiar por otra mujer y no por ella, y ella se encargaba de reforzar esa culpa en el. todo esto se complico enormemente cuando yo sali embarazada. Fue ahi cuando me entere accidentalmente que estaba casado, pues a todas estas el me dijo cuando le pregunte al respecto que nunca se habia casado con ella, que vivieron siempre en concubinato. Ahi se empezo a echar todo a perder. Era mi primer hijo, mi primera ilusion, y ambos sentimos que iba a ser un niño perfecto y lleno de grandes bendiciones, pero la culpa con respecto a ella no ons dejaba disfrutat de nuestro hijo con tranquilidad. Aparte, el me decia que acabando de salir de una familia no queria tener otra, pero que lo aceptaba porque era yo, porq el si me amaba a mi, pero se que se le partia el alma en dos cuando veia a sus hijos y sentia que ahora si los habia abandonado definitivamente para hacer su vida con otra mujer. Yo estaba tan ciega por el y quise ayudarlo a superar todo esto tanto, que me olvide de mi. A todas estas, su esposa empezo a tratarme como una amiga, una gran amiga y eso me alivio mucho porq pense q ya estaba aceptando y superando lo sucedido. Que queria que fueramos una familia unida, y que veia que yo era una buena mujer que queria mucho a sus hijos y preferia eso a que el anduviera por ahi parrandeando con cualquiera. Y me senti bien, pero al tiempo empece a notar cosas raras entre ellos dos, sobre todo de parte de ella, se mostraba muy dispuesta, como tratando de causarle celos y “mira lo que te perdiste” se metio al gimnasio y andaba con sus shorts y eso, a veces se mostraba hostil y algo me decia que ella no habia superado nada, pero hacia un esfuerzo por adaptarse a la situacion. todos la notabamos muy rara. Incluso tuve varios sueños relacionados con mi bebe y ella. En fin, que le pedi a mi amor que tuviera mucho cuidado, el me decia que me queria a mi y que tambien la notaba muy rara. Incluso rezabamos juntos para que todo funcionara porq realimente nos sentiamos bien todos juntos como familia, pero ella se fue olviendo cada vez mas invasiva y yo soporte que se metiera en nuestras vidas por temor a romper con la “armonia” y que mi novio, quien tambien estaba sufriendo muchisimo con todo esto, explotara y no puediera manejar la situacion y me dejara. Obviamente, por sus problemas de adiccion no tenia mucha tolerancia. Intentamos muchas cosas para mantener una armonia y ser felices todos, pero yo lo sentia cada vez mas deprimido. no salia a trabajar, se enredaba todo y no se sentia motivado. Resovia lo que podia pero era un presion enorme para los dos! yo trabajaba tambien (soy psicologa de hecho, lo que agrego mas locura a todo esto porq tratando de que todos se sintieran bien me olvide de mi, y bajo esas circunstancias teniendo que atender los problemas de los demas me hice mucho daño y a mi bebe). No comia bien, a veces porq no habia con que, otras porq no me provocaba. Estaba cada vez mas deprimida. Una vez descubri que tenia una relacion con una chica que tuvo antes de mi. Lo descubri el dia de su cumpleaños. Quise irme y el lo impidio. Lloro mucho y me pidio que le diera otra oportunidad, que no queria fracasar de nuevo. Su familia me adoraba, yo adoraba su mundo, soñabamos con una vida juntos donde superaramos toda esta pesadilla y al final pudieramos ser verdaderamente felices. Nos queriamos de verdad. Rezabamos juntos para que todo funcionara. Sentiamos que de verdad eramos el uno para el otro. Pero la realidad nos pisoteo. Un dia me dijo que queria irse, que iba a buscar su norte y cuando lo consiguiera vendria a buscarme y al bebe. Yo le dije que lo entendia, pero que yo queria irme con el y que ibamos a lograrlo los tres. Ese dia hicimos planes de nuestro futuro juntos y los pasos que ibamos a dar, porq no teniamos nada mas que una moto, y una casa prestada, y un miedo terrible a perdernos pero tambien a frustrar nuestras vidas nuevamente. Hicimos el plan perfecto, y vendimos la moto. Con ese dinero invertimos en unos productos que se estaban vendiendo muy bien, pero le hicieron un pedido muy grande y no teniamos como cubrirlo y salio alli la salvadora! su ex le dio el dinero, a partir de alli toda nuestra historia se derrumbo. ellos empezaron a viajar juntos para comprar la mercancia, el me decia que confiara en el e hice todo lo que pude por mantener esa confianza, pero ya con el antecedente de la otra chica me era muy dificil. Siempre me imaginaba que me mentia, solo dios sabe todo lo que luche por que el amor ganara. Un dia les toco irse juntos a un largo viaje y se llevaron a sus hijos. El me decia que confiara en el, que el queria estar conmigo, que yo era la mujer con la que el siempre soño, pero tenia que hacer esto por el dinero, para resolver rapido y tener la estabilidad que necesitabamos para el bebe. Yo en el fondo sentia que quizas era bueno para todos porq asi cerrarian un ciclo y solo cuando estuviera en paz con ellos podria ser feliz conmigo. Y los deje irse juntos. Y de hecho, cuando se fueron me sentia genuinamente contenta y agradecia a Dios porq se podia ver una familia armonica, y eso era lo que yo queria para mi hijo, que viniera al mundo rodeado de amor. Lo que no vi venir era que en el fondo su felicidad me entristecia, empece a sentirme fuera de lugar, y que de no ser por mi y mi hijo ellos podrian estar juntos otra vez, me senti muy culpable, con tantos sentimientos dolorosos y confusos, sentia rabia y me sentia culpable por sentirla. Pude haber ignorado todo esto y quedarme tranquila, terminar de disfrutar el dia y simplemente esperar a que volvieran y seguir con nuestras vidas confiada en que el amor habria ganado, pero al rato me invadio una especie de locura, me quede sola en casa y no comi nada, solo lloraba, incluso me masturbaba desenfrenadamente para sentir algo de placer instantaneo, pero en seguida me invadia el dolor otra vez. Senti que no queria esto para mi, que lo amaba mucho, pero incluso preferia ser gay y no saber mas nada de los hombres para no sufrir de esta manera, como siempre. Traigo esto a colacion porq siempre senti cierta ambigüedad con respecto a mi sexualidad, e incluso pienso que mi desacierto al escoger mis parejas se debe a la baja autoestima ocasionada por esta ambigüedad. Esto me ha llevado a ser una persona sumamente depresiva. Ese dia senti que no queria a mi hijo, que por su causa todo esto estaba sucediendo y no sabia que hacer para resolver y sentirme mejor. Y me sentia culpable por pensar asi. Asi estuve por horas. hasta que me fue a visitar mi suegra. Me anime un poco, y le prometi que al dia siguiente me quedaria con ella para no estar sola. Y asi fue. Solo que no sabia que el dia anterior, con todo lo que sucedio, se me habia presentado una preeclancia. Cuando se presentaron los sintomas y fuimos al hospital, ya era demasiado tarde. Faltando tan solo 6 semanas para que naciera mi hijo, descubrimos que ya no tenia signos vitales. Me quise morir literalmente, incluso en el quirofano se me subio tanto la tension que pude haber muerto. Solo Dios sabe lo que vivi y porq me devolvio la posibilidad de seguir con vida. Tuve la opcion de olvidarlo todo y ser feliz y quizas mi hijo estaria conmigo, o con nosotros quien sabe, si a la final lo habriamos logrado y el amor hubiese triunfado. Pero escogi, como era mi costumbre, entregarme a los pensamientos dañinos, al dolor y la depresion. Pude escoger dejarlo y seguir con mi vida, aunque no fuera a su lado, pero escogi soportarlo todo por el . Para rescatarlo a el de si mismo. Me siento mal e increiblemente culpable por todas las estupidas decisiones que tome, pero no me arrepiento, porq porfin abri los ojos y ahora se que MAS NUNCA permitire que me vuelva a suceder algo asi. Ahora el esta con ella, resulto ser que despues de todo, ella siempre lo quiso, y, aunq si quiso tambien que todos nos llevaramos bien, sus sentimientos la traicionaron mas de una vez y empezo a hacer el trabajo de hacerlo sentir celoso y culpable, siempre nego sentir algo por el, pero ahora todos nos dimos cuenta. El esta con ella, y aunque hasta hace tan solo dos dias me decia que me amaba a mi, tambien me dicho que si paso todo esto ha de ser porq Dios quiere q el este nuevamente con su familia. Es cierto, yo tambien pienso lo mismo, pienso que Dios no queria esto para mi. Siempre me quedra la duda de si yo mate a mi propio hijo al sentir que no ibamos a poder ser felices los tres. o eramos los tres, o ninguno. A veces siento que estoy tan loca que eso es posible que haya pasado por mi cabez. Hasta ese nivel fui capaz de llegar por amor? estoy definitivamente enferma entonces, definitivamente soy la peor de todas. Yo no concebia mi vida sin el. Y casi me muero por el, mi hijo si murio. Tan fragil y tan indefenso, esa pobre criatura que fue victima de la locura de este trio. Mi angel, no me va a alcanzar la vida para resarcir el daño que te cause. Espero puedas perdonarme e iluminarme para honrar tu vida con la mia. Te amo, y me amare mas de ahora en adelante en honor a ti, te amare amandome a mi. Espero mi testimonio sirva para que ustedes mis amigas, abran los ojos a tiempo y no tengan que pasar por lo mismo que yo. Que Dios nos bendiga a todos. AMEN.