Tu nuevo hábito en el 2012

Por María Marín

¿Cuál es tu meta para el próximo año? Si eres como la gran mayoria, seguramente en estos días establecerás tus propósitos para el nuevo año. Algunas de las resoluciones más populares son: perder peso, disminuir el consumo de alcohol, incorporar un régimen de ejercicios, comer saludablemente, ahorrar dinero etc…

Empezando enero todo el mundo estará motivado a cumplir sus resoluciones para el 2012 pero lamentablemente, los estudios muestran que para febrero la gran mayoría no tendrá la disciplina de continuar con su propósito y regresará a sus viejos hábitos.

Una de las razones por las que tantos se desmotivan es porque las resoluciones de año nuevo se basan en algún tipo de obligación o restricción. Por ejemplo:  “No puedo comer chocolates”,  “tengo que hacer ejercicio”. Éstas declaraciones te limitan o te imponen una acción. La reacción natural del ser humano es resistir cualquier actividad que nos sea impuesta, aún cuando seamos nosotros quienes lo ordenamos.

No obstante, la principal razón por la cual no cumplimos nuestros propósitos, no es porque nos disgusta sentirnos obligados, o la falta de “fuerza de voluntad”, ¡la raíz del problema es que carecemos de amor propio!

Independientemente de cuál sea tu resolución, si no te quieres lo suficiente, inconscientemente tomarás decisiones que no te ayudarán a conseguir lo que deseas. Por eso, la única meta que debes trazarte para el 2012 es !amarte más!.

La clave para alcanzar lo que te propongas en esta vida -ya sea aprender un nuevo idioma, comenzar un plan de ahorros o perder peso -consiste en quererte más, esto significa que vas a darte el mismo amor que le das a otros.

Por ejemplo: ¿Exhortarías a tu hijo a ingerir alimentos saludables?, ¿alentarías a tu pareja para que dejara de fumar? Debes hacer por ti, lo mismo que aconsejarías a tus seres queridos. Cuando te amas, automáticamente actúas de un modo que mejora la calidad de tu vida.

Te sugiero que cuando sientas la tentación de comer en exceso, encender un cigarro o realizar algo que no te ayuda a continuar con tu resolución, antes de hacerlo, debes hacerte la siguiente pregunta: “¿Esta acción demuestra que me quiero, o refleja indiferencia?”… Reflexiona en esta interrogante y tendrás la motivación de hacer lo correcto y demostrar tu cariño propio.

 

Toma tiempo establecer el nuevo hábito de amarte más, pero mientras más lo practiques mejores resultados obtendrás. No esperes más, plantea tu resolución, ¡hoy es un día ideal para comenzar a quererte más!

 

Commentarios cerrados.