Un reto de 21 días

Por María Marín

Todos sufrimos de una mala costumbre que quisiéramos dejar. ¿Cuál es la tuya? Reflexiona en aquello que poco a poco se ha convertido en una carga que no te trae ningún beneficio y por más que quieres deshacerte de ella, simplemente no lo logras.

Tal vez  tienes la mala costumbre de tener tu casa desorganizada, a lo mejor tienes el mal hábito de fumar o quizás tienes la manía de acostarte en el sofá a ver televisión después de haber comido como un “desesperado”. Sin darte cuenta convertiste algo que te perjudicaba en una rutina diaria.

¡Qué fácil es agarrar un mal hábito y qué difícil es dejarlo! Pero hoy te traigo la buena noticia que cualquier mal hábito que hayas creado puedes aniquilarlo en tan sólo tres semanas y por medio de un reto que toma 21 días. Suena difícil de creer, pero soy testigo de lo que te voy a proponer.

Cualquier comportamiento que practiques por 21 días puedes hacer de él un hábito. Por ejemplo, si logras no encender un cigarro o mantener tu casa organizada por 21 días, sin ningún día libre, incluyendo los feriados, puedes convertir estas acciones en un nuevo hábito.

Esto lo aprendí en uno de mis libros favoritos: El monje que vendió su Ferrari, de Robin Sharma, quien explica en su bestseller, “La regla mágica del 21”. Sharma asegura, y yo reitero –porque lo experimenté- que es posible implementar un nuevo comportamiento si lo haces repetidamente.

En  mi caso, después de haber luchado por largo tiempo con el sobrepeso, y la falta de interés en hacer ejercicio, hoy día tengo el buen hábito de caminar o trotar todas las mañanas. Y cuando no lo hago, me siento como un pez fuera del agua. Esta nueva rutina que cambió mi vida la establecí desde que implementé “La regla mágica del 21”.

Lo mejor de todo es que para llevar a cabo esta regla, no hace falta dinero, estudios o compañía de otras personas, todo lo que necesitas son días, y quien único no cuenta con días son los muertos. Así que, si estás vivo, ¡no hay excusas! De la misma manera que yo logré la costumbre de ejercitarme diariamente, tú puedes hacer un nuevo hábito.

Ahora mismo toma el reto de los 21 días. Mira tu calendario y marca el día de hoy como el comienzo de un compromiso. Sigue esta regla mágica y te aseguro que soltarás una carga. Tu nuevo comportamiento se hará permanente en tu vida.

Articulos Relacionados

Commentarios cerrados.