Viernes, 10 de agosto de 2012

Tu Dosis Diaria de Motivación:

De igual forma, tú eres como un producto. La diferencia es que en tu caso quien te va a vender eres tú. Te pregunto, ¿cómo te vendes?: ¿insegura? ¿negativa? ¿sufrida? ¿rencorosa? ¿pesimista? ¿desesperada por encontrar pareja?  o ¿acaso te vendes feliz, enérgica, apasionada, exitosa, positiva? De acuerdo a tu actitud, se acercarán los prospectos. No temas a tus competidoras. Tú eres única, no existe ninguna mujer que tenga la capacidad especial que tienes tú para amar, escuchar, entender, apoyar y hasta besar.

Para cerrar una venta con éxito tienes que creer en lo que vendes, en otras palabras, tienes que convencerte que no hay nadie mejor que tú. Cuando crees que en ti 100%, ninguna mujer se compara contigo. ¡Esto te eleva sobre tu competencia!

Commentarios cerrados.