Viernes, 21 de septiembre de 2012

Cuando no se den las cosas como tú las querías y se cierren puertas pequeñas, da gracias a Dios por haberlas cerrado. Después de todo,  su plan es abrir puertas grandes, por donde puedas entrar exitosamente.  Así que cada vez que no se de un trabajo, un amor o la compra de una casa, sé positivo; piensa en que definitivamente algo mejor que eso llegará a tu vida.

Commentarios cerrados.