Viernes, 27 de julio de 2012

Tu Dosis Diaria de Motivación:

Antes de casarte por segunda o tercera vez  tómate un buen tiempo para conocer a esa persona, es algo que toma más de un año. Asegúrate que ambos tienen las mismas metas futuras.  Una de las principales razones por la que un primer matrimonio no funciona es porque ambos descubren que no tenían metas en común a largo plazo. También, acepta que nunca serás la número uno para tu pareja, sus hijos siempre serán su prioridad. Y si pone a sus niños en segundo lugar, ¡ojo!, si no es buen padre tampoco será buen esposo. Por último,  emprende con mucha seguridad, fe y positivismo tu nuevo matrimonio. Jamás digas: “Si no me va bien me divorcio”, mejor proclama: “Anticipo y espero un matrimonio feliz, por eso estaremos juntos hasta que la muerte nos separe.”

Commentarios cerrados.