Esto sucede cuando una mujer se mete con un hombre casado

 

1) No te metas con un casado
La mentira más grande de los hombres casados es que van a dejar a su mujer.
Descubre lo que pasa cuando estas con alguien prohibido.

2) Luego de ver esto nunca serás la amante de un casado
Muchas mujeres se involucran con hombres casado sin darse cuenta del peligro que corren.

3) Esto sucede cuando te metes con un casado.
Cuando te relacionas con un hombre casado siempre te sentirás como plato de segunda mesa. Hay muchos hombres disponibles y solteros, pero si pierdes el tiempo metiéndote con un casado no te darás cuenta cuando aparezca un buen hombre.

¿Por qué tantas mujeres se enamoran de un hombre prohibido? Algunas lo justificarán diciendo: “Los hombres son como los estacionamientos, los mejores están tomados”. Lo cierto es que hay muchos hombres disponibles y solteros, pero si pierdes el tiempo metiéndote con un casado no te darás cuenta cuando aparezca uno bueno.

La razón principal por la que una mujer se involucra con un hombre casado es por su baja autoestima. Ella no cree tener mucho que ofrecer, por lo tanto se conforma con un hombre que tampoco tiene mucho que dar.

La mentira más grande de los hombres casados es que van a dejar a su mujer. Te aseguro que eso no sucederá. Te dirá que no duerme con ella, que le da lástima abandonar a sus hijos, que primero tiene que resolver unos problemas financieros o hasta que su mujer es una cabra loca y si la deja le hará la vida cuadritos.

La razón por la que este hombre continúa involucrado en un triángulo amoroso es porque la amante lo permite y además se convierte en el bastón que lo ayuda a sobrellevar los sinsabores del matrimonio. En otras palabras él disfruta de la ecuación perfecta: Esposa + Amante = Felicidad completa

Cuando te relacionas con un hombre casado siempre te sentirás vacía. El sentimiento de devoción que toda mujer anhela tener con su pareja nace de los momentos especiales que comparten, tanto los de regocijo como los de dolor. Con un casado no podrás vivirlos porque cuando recibas buenas noticias tendrás que aceptar que no es el momento propicio para contárselas, y en situaciones de tristeza tampoco esperes contar con su apoyo porque él tiene que llegar temprano a su casa. Las tres o cuatro horas del encuentro semanal con tu amante no son suficientes para cimentar un verdadero amor.
Para no caer en la garras de un hombre casado es preciso que tengas lo ojos bien abiertos. Algunas han caído sin quererlo porque el hombre mintió sobre su estado civil.

Te aconsejo que no sólo huyas de un hombre casado sino también de un hombre que esté separado, en proceso de divorcio, en una relación a larga distancia o comprometido con otra. Simplemente aléjate, no es para ti. No hay justificación. Déjalo, punto y se acabó.
Tú mereces en tu vida alguien que piense que eres irremplazable y no pueda imaginar vivir sin ti. Nunca aceptes ser plato de segunda mesa, ¡tú mereces ser el banquete completo!

Commentarios cerrados.