Tu nuevo rol de esposa

 

5295591_sPor Carmen Birriel

Si estás en plena planificación de tu boda, pronto vivirás uno de los días más emocionantes de tu vida. Te unirás al hombre que amas, con el deseo de tener un matrimonio duradero y por supuesto, muy feliz. Pero como habrás escuchado, el primer año de casados puede ser un poco difícil, al tratarse de una etapa de cambios y adaptación. Y no existe una fórmula mágica para tener el hogar perfecto, pero puedes seguir estas recomendaciones para comenzar tu rol de esposa con “el pie derecho”.

1. Comunicación: Todos sabemos que una buena comunicación es la base de cualquier matrimonio exitoso. Por eso, déjale saber a tu pareja todo lo que te molesta desde un principio; sea que dejó los zapatos en la sala, su mala costumbre de dejar la pasta dental destapada, si ronca tan fuerte como la bocina de un camión, o si sale demasiado con los amigos.

Recuerda que la única manera de que un hombre capte un mensaje es que se lo digas directa y claramente; eso sí, díselo con cariño. Y más importante aún, no dejes pasar lo que te incómoda, pues más tarde “explotarás” en una discusión. Por otra parte, cuando te ayude con algo en el hogar, dale las gracias y dile lo bien que lo hizo, si hay algo que mantiene a un hombre enamorado es que su pareja lo halague constantemente.

2. Relación de dos: Una vez firman el papel de matrimonio, la toma de decisiones es exclusivamente entre ustedes dos. Por eso, evita que tu mamá, sus papás y otros seres queridos intenten entrometerse, aunque sea con la mejor intención de ayudar. Por ejemplo, cuando tu suegra te diga: “¿Por qué no pintas la pared de la sala color verde?” dile: “Muchas gracias por su sugerencia, pero decidimos pintarla de gris”.

3. Administración de dinero: Una de las razones por las cuales muchas parejas terminan en divorcio es por problemas económicos. Por eso, establezcan desde un inicio cómo van a dividir los gastos del hogar y qué cantidad de dinero usará cada uno para gastos personales. Establecer un presupuesto es la manera más preventiva para no endeudarse y poder ahorrar dinero para vacacionar, hacer mejoras a la casa y recibir al primer bebé.

4. Siempre bella: Con esto no me refiero a que todos los días tengas que recibirlo en tacones y con maquillaje. Lo importante es que nunca te vea desarreglada, despeinada u oliendo al pollo con ajo que cocinaste. Recuerda que una de las necesidades básicas de un hombre es que su pareja se mantenga arreglada.

5. Citas románticas: Por lo menos una vez a la semana salgan a cenar, a la playa, a practicar un deporte, o cualquier actividad que ambos disfruten. Y para romper la monotonía lleguen a algunas citas por separado, a él le encantará verte entrar por la puerta del restaurante. Sin duda, esto le añade chispa y emoción a la relación como cuando eran novios.

Y más importante aún, debes entender que sólo en las telenovelas y en las películas es posible casarse con un príncipe azul, no tener problemas y ser feliz para siempre. Todo matrimonio tiene altas y bajas, pero hay que aprender y disfrutar de cada experiencia. Con amor, fe, comunicación, chispa y mucho positivismo, podrás tener ese lindo hogar que siempre has soñado. ¡Felicidades! ¡Qué vivan los novios!

*Para más consejos de relaciones amorosas , únete a su página en Facebook: De solteras y más por Carmen Birriel, y síguela en Twitter @CarmenBirriel

 

 

Commentarios cerrados.